Volumen
Radio Offline
Redes
Sociales
Juan José Camero contó que está “casi ciego”: “Intenté todo pero es irreversible”
05/08/2022 13:09 en Espectáculo

Alejado desde hace casi una década de la actuación, Juan José Camero de 78 años, aún recordado por su papel en Nazareno Cruz y el Lobo, el clásico de Leonardo Favio, realizó un extenso posteo en su cuenta de Facebook en el que contó que tiene una ceguera relativa, que lo dejaba con solo el 10 por ciento de su capacidad de visión. “Pero no me siento ser el paladín de la desdicha, ni tampoco el abanderado del dolor humano”, dijo en un extenso texto que escribió completamente en mayúscula, explicando cómo se sentía.Trataré de ser breve y de explicarles como mejor pueda hacerlo. Lo cierto es que fui demorando la decisión de compartir con ustedes mi actual realidad, sin que ello conlleve la más mínima pretensión de agobiarlos, nada más lejano; solo me es necesario porque mi alma me dicta hacerles esta confesión, que desde ya cuesta. Espero e ilusiono comprendan el verdadero sentido, el motivo que me lleva a hacerlo”, comenzó con ciertos rodeos y siguió: “Quizás muchos ya lo han advertido, dada mi dificultad para escribir y las veces que me veo obligado a corregir. No sé por qué me dilaté en revelar esta verdad, ni tampoco por qué hoy y no antes, me dedico a hacerlo”.Más tarde explicó que lo que iba a contar no lo compartía “como un hecho que deba despertar tristeza o piedad” y siguió: “Quizás, la decisión está gestada por mi esencia de lealtad y sinceridad con todos aquellos seres humanos con los que de alguna manera me relaciono”. Finalmente, fue al grano: “La niebla ha cubierto mis ojos. A otras personas les suceden otras cosas, a mí me tocó esto, no puedo leer ni escribir como antes lo hacía. He intentado todo lo que se puede hacer hasta el momento, desde hace años que comenzó esta dificultad la he venido transitando con la esperanza puesta en un sin fin de tratamientos realizados, pero los mismos no prosperaron”.

“Debo decir que mi ceguera no es total, no necesito palpar un rostro para saber cómo es, puedo andar por esta casa sin tropezarme y asomarme a la ventana y divisar, aunque borrosamente, los regalos de la naturaleza. También puedo, y lo hago, recoger con cuidado los benditos frutos del limonero que da una planta en el fondo de la casa donde habito”, contó sobre su situación y su poso por diferentes médicos: “Tengo una ceguera relativa, los innumerables y competentes profesionales que he consultado, a quienes les agradezco su esperada y profunda dedicación, han determinado y coincidido en que cuento solo con un diez por ciento de mi capacidad de mi visión que es casi, y lamento decir esto, casi una semi ceguera. El diagnóstico, según cientos de profesionales a los que concurro, han concluido que es absolutamente irreversible”.

Respecto al diagnóstico, dijo que se llama “malucopatía bilateral”: “Es cierto, lo asumo y comparto con ustedes, pero no me siento ser el paladín de la desdicha, ni tampoco el abanderado del dolor humano. 

COMENTARIOS